Adaptación de baños

Adaptación de baños para personas con movilidad reducida

¿Cómo adaptar un baño para personas con movilidad reducida?

Adaptar un baño para personas con movilidad reducida supone mejorar la accesibilidad de los aseos de las viviendas particulares. Es una de las intervenciones más habituales cuando algún miembro de la familia tiene problemas de movilidad (personas mayores o con discapacidad). Y uno de los servicios más solicitado a 100x100 Accesible.

Baño adaptado igual a autonomía personal

Un baño adaptado (denominado erróneamente “baños para discapacitados” o “baños para minusválidos”) supone para muchas personas poder realizar de forma autónoma tareas especialmente sensibles e íntimas, todas aquellas relacionadas con el aseo e higiene corporal. Este avance en la autonomía personal viene acompañado siempre de una mejora en la calidad de vida y de la autoestima.

Gema Rodríguez Acebes
Queremos estar cerca
Sabemos que cuando la enfermedad, un accidente o la edad provoca una pérdida de movilidad son muchas las decisiones y retos a las que se enfrenta la familia, por eso disponemos de recursos para que la adaptación a vuestra nueva situación sea lo más fácil posible.

En el caso de que sea necesaria la intervención de un cuidador o asistente personal, el baño también debe estar diseñado y dispuesto para facilitar su tarea lo máximo posible.

Queremos cuidar al cuidador, contar con sus necesidades y preferencias y ofrecerle toda la información necesaria para la prestación de sus cuidados.

¿Cómo es un baño adaptado?

Al pensar en un baño adaptado habitualmente se piensa tan solo en la sustitución de la bañera por un plato de ducha, pero conseguir que esta estancia pueda ser utilizada por cualquier persona, de forma cómoda y segura lleva aparejada una intervención más global que contempla otros aspectos indispensables e incorpora medidas que mejoran su accesibilidad:

  • Mantener correctos espacios de giro y movimiento, este aspecto es especialmente importante cuando la persona utiliza silla de ruedas o andador para su desplazamiento e implica la posibilidad de que la estancia sea accesible y se pueda utilizar su equipamiento.
  • Facilitar el acceso a los sanitarios, lavabo, inodoro y ducha deben tener una ubicación y un diseño que permita su utilización.

¿Qué elementos modificar en un baño adaptado?

  • Lavabo
    • Sin pie
    • La altura de instalación debe permitir su alcance.
    • La grifería utilizada debe ser de fácil acceso y accionamiento, adaptada a las necesidades funcionales de la persona afectada.
  • Inodoro
    • Dotar de mayor altura a esta pieza puede servir para que algunas personas puedan utilizarlo con mayor comodidad.
    • Correcta elección de la cisterna y de su sistema de accionamiento.
    • Existencia de zonas, al menos a uno de sus lados, que permitan la transferencia de usuarios de silla de ruedas.
  • Ducha

    Sin lugar a dudas, es la opción más accesible para el lavado corporal, por eso siempre se recomienda su instalación en lugar de la tradicional bañera. Hay dos soluciones para acometer esta mejora

    • Dotar de mayor altura a esta pieza puede servir para que algunas personas puedan utilizarlo con mayor comodidad.
    • Correcta elección de la cisterna y de su sistema de accionamiento.
    • Existencia de zonas, al menos a uno de sus lados, que permitan la transferencia de usuarios de silla de ruedas.

    En ambos casos es esencial cuidar al máximo la correcta impermeabilización, la elección de materiales antideslizantes y la adecuada altura de la grifería.

    Para preservar la intimidad existen mamparas especialmente diseñadas para facilitar a los cuidadores el aseo asistido.

  • Áreas de transferencia

    Las transferencias se utilizan para que una persona se desplace de una superficie a otra, generalmente, desde la silla de ruedas a la ducha o al inodoro. Tanto si la persona con problemas de movilidad la realiza de forma autónoma, como si necesita la ayuda de un cuidador, es uno de los momentos en los que existen más riesgos de caída. Hay que ser especialmente cuidadoso con el diseño y dotar de espacio suficiente para su realización con comodidad y seguridad.

  • Elementos de seguridad

    Barras de apoyo y sujeción próximas a los sanitarios. Teniendo en cuenta su funcionalidad contamos con los siguientes tipos:

    • Barras abatibles, se instalan próximas al inodoro para facilitar el asiento en el mismo.
    • Barras fijas ya sean verticales, en "L" angulares u horizontales que sirven tanto de apoyo como de ayuda en la realización de transferencias..
  • Accesorios

    Tales como espejos, griferías, mandos de control, etc., de forma que tengan una altura que permitan ser alcanzados por cualquier miembro de la familia. En el caso de interruptores u otros mecanismos deben estar diseñados para que su uso no requiera de fuerza o destreza excesiva.

  • Productos de apoyo

    Existen numerosos productos de apoyo o ayudas técnicas para facilitar las tareas de aseo, entre los más habituales encontramos sillas de ruedas de aseo, tablas de transferencia, peines adaptados.


Conocer y aplicar estas recomendaciones es el primer paso para conseguir un baño adaptado a las necesidades de las personas con problemas de movilidad: mayores y con discapacidad, pero para asegurar el éxito de la intervención hay que incorporar al proyecto las características propias de cada familia, de cada persona afectada.

Benjamín Rodríguez Acebes
Eres importante para nosotros
Queremos conocer tu realidad, orientarte y ofrecerte toda la información que necesites para que tu baño sea lo más cómodo y seguro posible.

No existen dos intervenciones iguales, cada obra de adaptación recoge las preferencias y gustos de la familia que acude a nosotros para mejorar su vivienda.

La accesibilidad no implica falta de estética o que el baño de nuestro hogar nos recuerde constantemente el paso por el hospital. En 100x100 Accesible cuidamos para que también esta estancia siga siendo reflejo de los gustos de la familia.